Inicio > Espacios de Memoria > Retirada y caminos del exilio de l'Alt Empordà
CatalánEspañolFrancésInglés
 

Retirada y Caminos del Exilio del Alt Empordà

Proyecto de señalización de espacios y caminos del exilio republicano de 1939

 

El 26 de enero de 1939 las tropas rebeldes del general Franco ocuparon Barcelona. La Guerra Civil española había llegado prácticamente al final y la victoria del Ejército Rebelde era inminente. Pero para todas aquellas personas que habían luchado junto a la legalidad democrática que encarnaba la República comenzaba un periodo marcado por la represión y el silencio. A fin de evitar esa situación, miles de ciudadanos, tanto militares como civiles (hombres, mujeres y niños), tuvieron que huir y dejar el trabajo, su casa y la familia.

 

Entre finales de enero y principios de febrero de 1939, se calcula que huyeron a Francia pasando por el Pertús, Portbou y otros puntos de la comarca del Alt Empordà unas 350.000 personas. Si sumamos el resto de ciudadanos que cruzaron la frontera por los caminos de las comarcas de la Cerdanya y el Ripollès, el número de exiliados asciende a casi medio millón de personas. Una vez traspasada la frontera, se inició un recorrido marcado por la incertidumbre, el frío, el hambre, el miedo y la muerte.

 

Fuente: Diari El PUNT (1989)

 

Debido a las medidas emprendidas por la Administración francesa, que básicamente consistían en el internamiento en precarios campos de concentración que no reunían las mínimas condiciones de habitabilidad y salubridad, la desesperanza y la frustración apabullaron a los refugiados catalanes y españoles. Pronto, más de la mitad volvió a la Nueva España franquista.Les personas que permanecieron exilio-cerca de 200.000-sufrieron los efectos de la Segunda Guerra Mundial y, incluso, en algunos casos, la deportación a los campos nazis. Finalmente, la mayoría de los republicanos exiliados se establecieron en Francia y también, en menor cuantía, a la Unión Soviética y otros países europeos. Sin embargo, algunos grupos numerosos van a ir a parar a México ya otros países americanos.

 

Señalización de los caminos del exilio

 

 

El Memorial Democrático y el MUME, con la colaboración del Consejo Comarcal del Alt Empordà, han señalizado las localidades y parajes de esta comarca que tuvieron más importancia en el momento del gran éxodo republicano. Aunque los pasos fronterizos más importantes de la comarca son la Jonquera y Portbou, también se han tenido en cuenta otras vías secundarias, como los pueblos situados en los macizos montañosos de la Albera y las Salinas, y los municipios que desarrollaron un papel relevante en la resistencia y la evacuación de las últimas unidades militares republicanas, como es el caso de Figueres, Roses, Vilajuïga, Garriguella, Llançà, Colera, Llers, Darnius, Maçanet de Cabrenys, Cantallops, Espolla y Rabós. Algunos de los lugares más significativos a que se hace referencia son el Coll del Portús (La Jonquera), el Coll dels Belitres (Portbou), el Mas Perxés (Agullana) que fue la última sede de la Generalitat de Catalunya, el Coll de Manrella (Agullana), el Coll de Lli (La Vajol), lugar de paso de las máximas autoridades republicanas, el mas Can Barris (La Vajol), sede de la presidencia de la República, el Castillo de Sant Ferran (Figueres), el Castillo de Peralada, y la Mina de en Negrín (La Vajol) donde la República custodiar obras de arte durante la Guerra.

 

La materialización de esta señalización conforma un territorio de memoria en el que el MUME actúa como eje y agente dinamitzador. Las comarcas de Girona fueron el escenario principal de la retirada de cientos de miles de personas, incluyendo los principales dirigentes de la Generalitat, de la República española y del gobierno autonómico vasco. Fue también el escenario de la retirada del grueso del ejército de Cataluña, que fue a parar a Cataluña del Norte, el primer refugio de la gran masa de los vencidos, que fueron internados en "campos de acogida y de concentración" como los de Argelers, Sant Cebrià, El Barcarès, Rivesaltes, etc. y que acabaron sobre todo en Francia, en países latinoamericanos, el Magreb o bien regresando a la Nueva España franquista. En la misma frontera, la población de La Jonquera fue la gran puerta del éxodo republicano. El Museo Memorial del exilio (MUME), inaugurado desde finales de 2007, actúa como núcleo dinamizador de los espacios de memoria de la comarca del Alt Empordà y de buena parte de la Veguería de Girona.

 

Los orígenes del proyecto implican diversas instituciones, como el Museo Memorial del Exilio (MUME), El Consejo Comarcal del Alt Empordà y el Memorial Democrático. Esta actuación subvencionada por el Memorial Democrático se enmarca dentro del ámbito temático Espacios de Memoria-Espacios de Frontera y Exilio, dentro de las actuaciones previstas por la Red de Espacios de Memoria (Plan de Actuación de los Espacios de Memoria de Catalunya, Departamento de Interior, Relaciones Institucionales y Participación de la Generalitat de Catalunya, 2007).

 

Tríptico informativo del Memorial Democràtic vinculado a la señalización Retirada i Camins de l'Exili (Alt Empordà).

 

Los objetivos de este proyecto son la revalorización y dignificación del patrimonio memorial y de los espacios del exilio del Pirineo gerundense, escenario principal de la retirada, la ampliación del espacio del museo en el territorio y los pasos de exilio más importantes de la zona, la voluntad de expansión de la señalización en las comarcas vecinas (hasta Puigcerdà, inicialmente) y en la Cataluña del Norte de manera unitaria y conjunta y hacer del MUME un centro cultural de referencia en el territorio pirenaico transfronterizo sobre temáticas afines.

 

La señalización realizada hasta ahora incluye 17 pueblos con 27 puntos de información y un total de 30 señalizaciones entre carteleras, monolitos, banderolas, puntos de seguimiento, atriles panorámicos, atriles sencillos y adosados panorámicos.

 

Los pueblos y los lugares señalizados de cada pueblo son:

Agullana (pueblo, Mas Perxés y Coll de Manrella)

Cantallops (Bell-lloc y pasos de montaña)

Colera (puente ferroviario)

Darnius (pueblo y Can Descals)

Espolla (pueblo)

Figueres (Plaza Ayuntamiento y Castillo de St.. Ferran)

Garriguella (pueblo y aeródromo)

La Jonquera (MUME y El Portús)

La Vajol (pueblo, monumento exilio, Mina Canta od'en Negrín, Can Barris y Coll de Lli)

Llançà (Casa Marly, colonia infantil)

Llers (pueblo viejo, volado en 1939 por las tropas republicanas en retirada)

Maçanet de Cabrenys (pueblo y pasos de montaña)

Peralada (Castillo-convento de Peralada)

Portbou (refugio antiaéreo y Coll de Balitrà)

Roses (refugio antiaéreo)

Rabós-Banyuls (Coll de Banyuls)

Vilajuïga (pueblo y Gran Hotel Central, colonia infantil)

 

Logotipos de los ayuntamientos e instituciones que colaboraron en el proyecto de señalización: